branding publicidad

Hilltop (Coca-Cola)

18 abril, 2016

Por Dzoara García (ejecutiva de cuentas)

Existen muchas campañas publicitarias emblemáticas en la historia; esas que la gente común recuerda, otras que sólo los publicistas admiramos y otro tanto que publicistas o no, recordamos. “Hilltop” es una campaña de Coca-Cola que por la cantidad de años que tiene pudo haberse diluido de la memoria colectiva pero no de la memoria publicitaria, es referencia obligada en cualquier clase de publicidad y recientemente fue el glorioso cierre de la serie Mad Men.

Si bien la agencia encargada de esta campaña fue McCann, no es Don Draper la mente creativa detrás de esta campaña de Coca-Cola sino el director creativo Bill Baker quien tras darse cuenta que tomar un refresco podía ser un momento de convivencia y relajación, propuso crear una canción que comunicara esa armonía. La canción compuesta para ese fin fue “I’d like to teach the world to sing (In perfect Harmony)” y el primer paso fue colocarla como un sencillo de la banda The New Skeekers, una vez posicionada en el gusto general cambiaron un poco la letra para adaptarla al anuncio televisivo que hoy conocemos en el que personas de todas las razas cantan juntas mientras sostienen una Coca-Cola en la mano.

Este spot salió al aire en 1971, año que fue nombrado por la ONU como el Año Internacional de la Lucha contra el Racismo y la Discriminación Racial; en ese año Estados Unidos se mantenía inmerso en la Guerra Fría al mismo tiempo que el movimiento hippie cobraba fuerza en el mundo. Previamente se generó tensión social en los países de oriente con la Guerra de los Seis Días, revueltas estudiantiles en Francia, los movimientos revolucionarios en Latinoamérica cobraron fuerza, en México ocurre la matanza de Tlatelolco, Martin Luther King es asesinado y Greenpeace surge para protestar por las pruebas nucleares en Amchitka. En el mundo entero existía tensión, desigualdad social y los jóvenes del “Flower Power” deseaban desesperadamente generar un cambio.

Actualmente sigue existiendo desigualdad; México es el país más peligroso para ejercer el periodismo, Greenpeace continúa luchando a favor del medio ambiente, el narcotráfico genera muertes en todo el mundo, locos como Donald Trump fomentan la discriminación; la violencia, la esclavitud y los abusos contra sectores vulnerables no terminan y las guerras en Oriente se intensifican; no estamos mejor que en 1971 y Coca-Cola hoy tiene más detractores que antes. El contexto social no es muy distante a lo que se vivía en aquellos años y es por eso que no considero ésta como una campaña caduca y me gusta pensar en cómo sería recibido este spot si hubiese visto la luz hasta ahora, en este tiempo, con personas de tantas razas, ideologías y preferencias como habitan en el mundo; imaginar lo bueno y malo que se diría en redes sociales, los premios ganados, el género y la banda elegida para interpretar el sencillo. Ahí se los dejo.

 

Lo cierto es que este spot no llegó para hacer ese cambio que el mundo necesitaba pero sí llegó en un contexto social difícil en el que las personas recibieron de buen agrado un mensaje positivo, de paz, igualdad y esperanza. Antes y ahora, las marcas cobran relevancia y un sentido muy distinto en la vida de los consumidores cuando comienzan a acercarse a los problemas y situaciones reales, cuando se vuelven mensajeras de la solución y muestran empatía a su entorno. Con un mensaje tan actual en nuestros días, “Hilltop” funcionaría simplemente porque nuestro mundo sigue en búsqueda de ser mejor, por la cercanía y comprensión de un problema que afecta a sus usuarios en donde quiera que se encuentren.

 

 

 

También te podría gustar

3 Comentarios

  • Responder Beny Burguete 22 abril, 2016 at 4:11 pm

    Muy bonito artículo a tan memorable campaña. todo un hito de la publicidad.

  • Responder Sergio 7 junio, 2016 at 11:49 am

    No ubicaba el contexto que acompañó a esta campaña. Al parecer nada a cambiado. Un ejemplo de publicidad atemporal.

    • Responder Blogger Proyecta 24 octubre, 2016 at 5:54 pm

      Permanecer en la memoria debería ser el objetivo primordial de toda campaña… nada fácil.

    Dejar Respuesta