animación Arte audio cine creatividad diseño marketing publicidad tecnología

¿Me escuchas? ¿me sientes?

13 septiembre, 2018

Por Fernando Vázquez (arte creativo)

Podrás tener una cámara RED Dragon con todos los aditamentos necesarios, o creerte Del Toro con una Arri Alexa Mini; tener mas efectos que Rápido y Furioso y un maquillaje mejor que el de Hell Boy; pero sin una banda sonora tu película se resume a casi nada, pues el ambiente que se genera provoca sensaciones que hacen especial a cualquier filme.

Con esto no quiero decir que debas enfocarte completamente en el audio, pues -desde mi punto de vista- es un 50/50; audio y video. Debemos tener una buena composición, buen balance de luz, escenografía, vfx y añadidos visuales y sí… también combinarlos con un sonido ambiental bien seleccionado para pasar de un escena coloquial a algo épico.

El sonido, así sea de una puerta rechinando, de una mirada, alguien pisando el pasto o incluso el simple hecho de respirar, crea una atmósfera de pánico, una tarde divertida o el misterio más profundo.

Hay películas que han hecho un soundtrack tan característico que con escuchar un fragmento de éste podemos recordar una escena completa; incluso un personaje en específico y hasta los diálogos.

Soundtracks que venden mas discos que tu artista favorito, por eso la siguiente ocasión que quieras hacer tu cortometraje, piensa bien que es lo que quieres expresar, lo importante es provocar a tu público de la manera correcta.

Te dejo un par de ejemplos de cómo la música puede cambiar una escena.

 

 

También te podría gustar

Sin Comentarios

Dejar Respuesta